Un look ideado para cualquier día de esta locura llamada entretiempo. Se trata de una combinación clásica pero con un toque diferente y divertido, como tiene que ser. Camisa tartán de manga corta Fred Perry con cuadros en teja, charcoal y blanco. Por si refresca, este jersey de pico burdeos de la misma marca le va a la perfección. El punto desenfadado lo logramos con unos zapatos Maians modelo Calisto perforado, de ante azul. Y como en los días primaverales pasar del frío al calor en cuestión de minutos es lo más frecuente, hay que contar con un prenda ligera de abrigo: la chaqueta Baker de Merc, que nos parece perfecta porque además, es resistente al agua.